Negritos de Redondela


Los Negritos son unas galletas de mantequilla y canela deliciosas y muy crujientes que se hacían antiguamente en Redondela.

Suaves, crujientes y muy sabrosas, con un intenso sabor a mantequilla y el dulce aroma de la canela, son, sin duda, mis galletas preferidas.

Son tan fáciles de hacer que los niños podrán ayudarte desde el principio hasta el final de la receta, mezclando y amasando las galletas como si fuesen bolitas de plastilina.

Además aguantan un montón si las guardas en un bote de cristal, eso sí, a buen recaudo, porque, si están a la vista, los Negritos desaparecerán como por arte de magia.

A mi querida Marisa le encantará hacer estas galletas desde su nuevo hogar, tan lejos en las montañas, así que quiero dedicarle hoy esta receta a ella, para que se acuerde de mi cuando las prepare.

INGREDIENTES

250 gramos de mantequilla
100 gramos de azúcar
Un chorrito de coñac
Una cucharada de canela
350 gramos de harina
100 gramos de almendra molida

PREPARACIÓN

Precalienta el horno a 200º.

Mezcla todos los ingredientes con las manos o en la Thermomix.

La masa de las galletas debería tener el aspecto y la textura de la plastilina. Haz bolitas con ella, del tamaño de una cereza, más o menos.

Cubre una bandeja de horno con papel de horno y ponlas, separadas entre sí un par de centímetros y aplástalas con dos dedos para que tomen la forma de una galleta.

Hornéalas hasta que estén bien doradas, entre 180º y 200º unos 10 o 15 minutos.
Déjalas enfriar sobre la encimera y guárdalas después en un bote hermético, de cristal, plástico o metal.

Entradas populares